lunes

TRUMAN CAPOTE



(...)No se enamore nunca de ninguna criatura salvaje, Mr. Bell. Esa fue la equivocación de Doc. Siempre se llevaba a su casa seres salvajes. Halcones con el ala rota. Otra vez trajo un lince rojo con una pata fracturada. Pero no hay que entregarles el corazón a los seres salvajes: cuanto más se lo entregas, más fuertes se hacen. Hasta que se sienten lo suficientemente fuertes para huir al bosque. O subirse volando a un árbol. Y luego a otro árbol más alto. Y luego al cielo. Así terminará usted, Mr. Bell, si se entrega a alguna criatura salvaje. Terminará con la mirada fija en el cielo.(...) Desayuno en Tiffany´s. Truman Capote

Muchas horas leyéndole, Señor Truman. Para usted.

4 comentarios:

anatomic ant. dijo...

I like it!

Engra dijo...

Ole!

Anna dijo...

me encanta!!!

Dara Scully dijo...

Siempre imaginé a Holly G. como un potrillo desbocado.